Búsqueda

Páginas vistas en total

martes, 14 de febrero de 2017


MARÍA MONTESSORI

Una educadora fuera de lo común


En Enero de 1907, María Montessori abre la primera “Casa para niños” en  Roma, en la que gracias a su método cambiaría para siempre el concepto de la enseñanza en todo el mundo.

Esta valiente mujer nacida el 31 de Agosto de 1870 en una pequeña provincia de Italia, fue la primera mujer doctora en medicina en la universidad con unas notas sobresalientes; trabajo como docente en la universidad de Roma ayudando y aplicando métodos de enseñanza a niños con deficiencias mentales a los que consiguió sacar adelante, enseñándoles a leer, escribir e incluso algunos superaron los exámenes propuestos para niños sin problemas.
¿Pero como fue capaz de conseguirlo?, pues gracias al método Montessori, lo que hizo que viajara por todo el mundo enseñando su metodología, aunque en su país fue atacada y criticada, debido al catolicismo.

Pero, ¿En qué consiste este exitoso método?; consiste principalmente en relacionar el aprendizaje con la felicidad y con la creatividad de los niños. Algunas de los principios de su método son:
·         Educación desde sus primeros años de vida ya que es cuando mas aprende el niño, hasta los 5 años.
·         Aprendizaje no mediante la introducción de conocimiento en la cabeza, si no en consecuencia al razonamiento de dicho conocimiento.
  • ·         Motivación a los niños, para que aprendan con gusto, utilizando la curiosidad y descubriendo ideas propias.
  • ·         Ambientación adecuada para fomentar el aprendizaje, con orden, luz, calidez y diversidad de materiales acordes a la enseñanza.
  • ·         Solución de problemas a partir de las ideas del niño, al no ser que sea necesario algún conocimiento que desconozca.
  • ·         Observación de los niños por parte de los adultos, para guiarlos y hacerles sentir cómodos en el aprendizaje.
  • ·         Satisfacción de las potencialidades de cada niño, para que sea independiente, seguro u equilibrado.
  • ·         Temporización del aprendizaje adecuado a cada niño.


Los principios básicos de la metodología Motessori son:

  • La mente absorbente de los niños.

La mente de los niños posee una capacidad maravillosa y única: la capacidad de adquirir conocimientos absorbiendo con su vida psíquica. Lo aprenden todo inconscientemente, pasando poco a poco del inconsciente a la conciencia, avanzando por un sendero en que todo es alegría. Se les compara con una esponja, con la diferencia que la esponja tiene una capacidad de absorción limitada mientras que  la mente del niño es infinita. El saber entra en su cabeza por el simple hecho de vivir.
Por ello, el primer período del desarrollo humano es el más importante.

  • Los períodos sensibles

Los períodos sensibles son períodos en los cuales los niños pueden adquirir una habilidad con mucha facilidad. Se trata de sensibilidades especiales que permiten a los niños ponerse en relación con el mundo externo de un modo excepcionalmente intenso, son pasajeras y se limitan a la adquisición de un determinado carácter.

  • El ambiente preparado

Se refiere a un ambiente que se ha organizado cuidadosamente para el niño, diseñado para fomentar su auto-aprendizaje y crecimiento. En él se desarrollan los aspectos sociales, emocionales e intelectuales y responden a la necesidades de orden y seguridad.
El diseño de estos ambientes se basa en los principios de simplicidad, belleza y orden. Son espacios luminosos y cálidos, que incluyen lenguaje, plantas, arte, música y libros, donde los materiales son organizados de manera sistemática y en secuencia de dificultad.

Los materiales sensoriales están agrupados por cada sentido

El gusto y el olfato. Las plantas y los perfumes proporcionan la gama de los olores. Aquí el material está constituido naturalmente por productos culinarios, con el complemento de una serie de botes con sustancias olorosas, otra serie idéntica ha de ser clasificada por comparación, de manera que se pueda asegurar el reconocimiento exacto de los olores.
El tacto. Tiene en cuenta el material Montessori el sentido táctil, en todas sus formas (tablillas y rugosidades), así como el sentido térmico (botellas con agua a diferentes temperaturas),  la percepción de las formas, etc.
La vista. Percepción diferencial de las dimensiones, colores, volúmenes y formas.
El oído. Discernimiento de los sonidos con cajas metálicas, campanillas, silbatos y xilófonos.

Es difícil para nosotros comprender el impacto que tuvo María Montessori en la renovación de los métodos pedagógicos a principios del siglo XX, pues la mayoría de sus ideas hoy nos parecen evidentes e incluso demasiado simples. Pero en su momento fueron innovaciones radicales, que levantaron gran controversia especialmente entre los sectores más conservadores.

lunes, 23 de enero de 2017

Una experiencia personal.

Hace tres años se me planteó la oportunidad de ir a ayudar como monitora en el taller municipal de música de mi pueblo, Suances. Al principio estaba algo asustada y nerviosa: iba a ir tres horas a la semana, dos los lunes y una los miércoles, para dar clase a niños de entre los 3 y los 6 años.
El primer día llegué al taller sin saber qué me iba a encontrar, cómo iban a ser las clases, ni mucho menos cómo iba a enseñar música a unos niños tan pequeños. Empezamos haciendo lo típico, cantar canciones sobre las figuras músicales, aprender los nombres de las notas, e incluso, algún día, cogíamos los teclados y les enseñábamos pequeñas melodías de dos o tres notas.
Toda mi timidez y vergüenza fueron desapareciendo a medida que iban pasando las semanas, y fui cogiendo confianza y mucho cariño a esos peques a los que ahora considero "mis niños" (aunque a alguno le costó bastante quitar la manía que me tenía al principio). Sentía tanta satisfacción al ver cómo aprendían y lo bien que se lo pasaban en las clases, que lo disfrutaba casi más yo que ellos.
Era algo liberador para mi, y cogía con muchas más ganas la semana sabiendo que, por la tarde, me iba a volver a encontrar con los niños e iba a poner mi granito de arena para que, desde bien pequeños, amaran la música como lo hago yo.
Desgraciadamente, por culpa de los estudios en el instituto, tuve que dejar de ir al taller cuando empecé 1o de bachiller, pero de vez en cuando me pasaba a saludar a los peques, y sentía mucha nostalgia cuando me decían que me echaban de menos y querían que volviese a darles clase.
Me siento muy orgullosa de estos pequeñajos, a los que ahora saludo por los pasillos del conservatorio y, siempre que me ven, corren a darme un abrazo y a decirme cómo les van las clases y cuánto les gusta su nuevo instrumento, aunque alguno todavía reconoce echar de menos las tardes en el taller y las chuches del final de las clase.
Trabajar como monitora con niños tan pequeños me ha ayudado mucho a superar algunos de mis mayores problemas, como la timidez y el miedo a expresarme en público. Nada de esto hubiera sido posible sin la ayuda de Monti, la profesora de música del taller que, aunque es probable que nunca llegue a leer esto, quería dar las gracias por apostar por mi desde el principio.

La influencia de la música en las emociones



Con este vídeo me gustaría concienciar a aquellas personas que dicen que no les gusta la música clásica, siendo este documental muy instructivo en ese aspecto.
De esta manera se plantea una situación sin sonido y un compositor le coloca dos bandas sonoras creadas por él totalmente diferentes entre sí, que hacen que el entorno y el contexto de la escena, sean totalmente opuestos gracias al sonido de la música.

La música clásica no es clásica.

¿Eres de los que piensa que no te gusta la música clásica? ¿Sigues pensando que a estos conciertos solo van personas mayores con trajes, y que se trata de algo muy formal? Permíteme que te diga que, aunque no lo sepas, la música clásica nos acompaña día tras día, y no solo eso, también nos gusta. Este chico nos presenta un nuevo formato de conciertos que va a revolucionar la forma de disfrutar la música clásica.



sábado, 21 de enero de 2017

El Conservatorio en el Colegio

video

La música es la mejor medicina para los niños con algún tipo de discapacidad

La música es sin duda, la mejor medicina para todos nuestros problemas, en este vídeo lo volveremos a comprobar, con la sorprendente capacidad que llegan a tener los niños con discapacidades para crear sus propias melodías, escuchar y  por supuesto disfrutar de ellas siendo para ellos su propia forma de expresarse, que nos demuestra una vez más que sin música no podríamos vivir...